jueves, 31 de octubre de 2013

Noche de Halloween

Halloween, esa tradición americana que cada año está más de moda en nuestro país y que desde semanas antes inunda la blogosfera de recetas temáticas para el día.


Como os comenté hace un año aquí, en mi pueblo hace casi 30 años que celebramos el Samaín, de origen celta y no americano. Todos los años viene la Televisión de Galicia a grabar, porque es de los lugares donde más se celebra el Samaín.
Si queréis saber más podéis leer este enlace y ver este vídeo o este otro

A mi no es una fiesta que me encante y como de momento no tengo niños, menos áun. Pero si tengo sobrinas y aprovechando que el fin de semana pasado vinieron a dormir les preparé una pequeña "Noche de Halloween". Dejé todo listo antes de irme a buscarlas y así tenía la sorpresa preparada para cuando llegáramos.

Una tartita de fondant con una bruja, fea, pero elegante. Me encanta como me quedó, da trabajo, pero el resultado merece la pena, para mi es muy satisfactorio.
A mi el fondant no me gusta nada, pero a ellas sí, se lo comen con  mucho gusto, aunque no les dejé comer a la bruja, jeje.


Con unos restos de bizcocho preparé unos cakepops de ojos.


También unos macarons "imitando" calabacitas.


Y por último unos cupcakes de manzana decorados con gorros de bruja y calabacitas de fondant.


INGREDIENTES: (6-7)

Bizcocho:

  • 70 gr. de aceite suave
  • 90 gr. de azúcar
  • 1 huevo
  • 80 gr. de harina
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1/2 manzana verde rallada (utilicé Granny Smith)
Cobertura:
  • 125 gr. de mantequilla
  • 160 gr. de azúcar glas
  • 1 cucharadita de manzana en pasta
  • colorante verde

PREPARACIÓN:

Batimos el aceite con el azúcar. Añadimos el huevo y mezclamos bien. Incorporamos la harina tamizada con la levadura y la manzana verde rallada, integrando todo en la mezcla. Vertemos en las cápsulas y con el horno precalentado a 180º horneamos unos 18 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para la cobertura batimos todo hasta que esté bien mezclado, por último echamos colorante verde al gusto.

Decoramos los cupcakes, en este caso los cubrí de crema y luego usé una boquilla redonda y colocamos encima los adornos.

Están muy ricos, son dulces, pero la manzana les da un toque ácido. 

En salado, si el año pasado les hice unos dedos sangrientos, éste les hice la mano entera. Y como no les gusta nada, pero nada, el ketchup no dejaron ni las migas, jeje. Simplemente son salchichas con masa de pizza enrolllada. 


La pena es que todo acaba y las peques nos abandonaron, jeje. Pero siempre nos queda el recuerdo de lo bien que lo pasaron.



Feliz noche de Halloween!!!

lunes, 28 de octubre de 2013

Pollo asado con patatas asadas (caserito)

Soy de costa y como en toda la costa de Galicia en mi pueblo se vive prácticamente del mar. Casi toda mi familia es o fue marinero o está relacionado con el mar, aunque conmigo iban a pique porque pescado no iban a venderme ni uno. No lo trago, nunca me gustó y aunque de pequeña me obligaban a comerlo incluso después de castigarme, siempre lo aborrecí. Así como hay cosas que de peque no quería comer y ahora lo hago encantada, con el pescado al revés, más asco le cogí. Os aseguro que hace muchos años que no lo pruebo.

Desde hace tres años vivo rodeada de campo y montes. Aunque el mundo marino no queda muy lejos y hoy en día la mayoría de la gente tiene coche para desplazarse, antes no era así y es muy habitual que vengan pescaderos por la zona a vender su mercancía. 

Igual que en mi pueblo viven del mar, aquí se vive de la agricultura y ganadería, o se vivía, mejor dicho, porque hoy en día si tienes que vivir sólo de eso la llevas clara. 

En todas las casas de la zona sino hay vacas hay cerdos, sino gallinas y campo y campo para trabajar. En la mía solo hay peces, y de los que no se comen, aunque alguno me quiere traer una cabra para librarse de cortar la hierba, pero mejor que se la lleve a su madre, jeje. 

A él le encanta este mundo, lo que vivió siempre y no sólo lo hace por obligación, sino porque le gusta. Su madre no puede hacer todo y si tienes terrenos y monte hay que atenderlos, por lo que tiene que ayudarla. Hasta hace unos años su madre tenía vacas y vendía leche, y prácticamente era de lo que vivían mientras él no tuvo edad de trabajar. Ahora solo quedan las gallinas y el burro, sin contar a los gatos, al perro y la yegua de mi chico, que le encanta montar a caballo y también hace su trabajo, así evita cortar la hierba.  
Ya veis que por estas tierras estamos rodeados de animales, con lo poco, por no decir nada, que a mi me gustan. Está claro que los polos opuestos se atraen, jeje.

Vivir en el campo tiene muchas ventajas. Durante todo el año estamos surtidos de huevos, cebollas, patatas, lechugas... y así son menos las cosas que se necesitan comprar. El único beneficio que se saca es consumo propio, pero para él merece la pena. Es su hobby, como el mío puede ser la cocina o la lectura, no lo ve como trabajo.


Vamos al pollo que hoy me estoy liando mucho. Sus padrinos, que son sus tíos, crían pollos y siempre nos dan cuando matan. Yo que no estaba muy acostumbrada al pollo casero (tengo una amiga que su madre cría pollos y para ella se lo tiene que comprar sin ser de casa, que no lo quiere) me costó cogerle el gusto, pero desde que lo hice de esta manera siempre lo repito porque queda muy jugoso.  

INGREDIENTES:
  • un cuarto de pollo casero (tocó por la parte del muslo)
  • tres cucharadas de aceite
  • dos cucharadas de vino blanco
  • un diente de ajo
  • una cucharada de orégano
  • una cucharadita de tomillo
  • una cucharadita de pimentón dulce
  • sal
  • pimienta
  • patatas 

PREPARACIÓN:

La noche anterior preparar un majado con el aceite, el vino, ajo, orégano, tomillo y pimentón. Salpimentar el pollo y untarlo con el majado, también por debajo de la piel. Dejarlo en la nevera hasta la mañana siguiente. 

Precalentar el horno a 200º. Untar un poco más el pollo con el majado y hornear una hora, hora y cuarto (el pollo casero tarda más en hacerse).
A mitad del tiempo añadir las patatas peladas y saladas (cortarlas en trozos si son muy grandes), untar con el resto del majado y bajar la temperatura a 180º.

A disfrutar del pollito casero!!


jueves, 24 de octubre de 2013

Bizcocho de yogur y limón

Este bizcocho que os traigo hoy es sólo apto para muy limoneros. De textura húmeda y pronunciado sabor a limón, me recuerda mucho al Brownie de limón que publiqué hace más de un año.

La receta la saqué de "El libro de cocina". Tengo ganas de volver a hacerlo, pero sin el almíbar, para mi gusto sobraba, aunque a mi chico le encantó porque le gustan los bizcochos muy húmedos.


INGREDIENTES: (os pongo las cantidades de la receta original, yo lo hice más pequeño)
  • 175 gr. de mantequilla
  • 250 gr. de azúcar extrafino
  • 2 limones
  • 3 huevos
  • 75 gr. de harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 150 gr. de almendra molida
  • 150 gr. de yogur natural (yo de limón)

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 170º. 
Batir la mantequilla con 150 gr. de azúcar y la ralladura de los limones. 
Añadir los huevos uno a uno hasta que esté bien mezclado. 
Tamizar la almendra, harina y levadura e incorporarlas a la mezcla. Sin dejar de batir añadir el yogur y el zumo de un limón. 
Verter la mezcla en el molde y hornear unos 40 minutos. Ponerlo sobre una rejilla pero sin sacarlo del molde. 
En un cazo calentar el resto del azúcar y el zumo del otro limón. Pinchar el bizcocho varias veces y rociarlo con el almíbar. Dejar enfriar completamente antes de desmoldar. 



lunes, 21 de octubre de 2013

Pasteles de patata y zanahoria

Como ya dije en otras ocasiones, sí, soy muy repetitiva, pero que le vamos hacer, las patatas nos encantan. Al chico es que si no le pongo patatas no va "contento". Si le hago caso, le tengo que hacer todos los días patatas fritas. ¡Y como que no! 

Para no hacerlas siempre igual, pues me pongo a pensar que hacer con ellas y esta vez surgieron estos pasteles, que no es que no engorden ni sean más sanos, pero por lo menos variamos. Les añadí zanahoria porque me encanta, pero me quedé corta que apenas se nota. Cuando los vuelva a hacer le pondré más cantidad de zanahoria y un poco menos de patata. 


Rebozado crujiente e interior cremosito, son toda una delicia. Nosotros los acompañamos con unos filetes a la plancha y nos gustaron tanto que no quedó ni uno.

INGREDIENTES:
  • 800 gr. de patatas peladas y cortadas en trozos iguales
  • 4 zanahorias troceadas
  • un huevo
  • un puñado de queso rallado
  • una cucharadita de perejil
  • sal
  • pimienta
  • pan rallado
  • aceite para freir

PREPARACIÓN:

Cocer las patatas y las zanahorias. Escurrirles el agua y hacerlas puré. Yo las aplasto bien con un tenedor y listo. 
Cuando enfríen salpimentar, añadir el huevo, el queso, el perijil y mezclar muy bien todo. Formar bolas de masa y aplastarlas para formar pastelitos. Rebozarlos en pan rallado y freírlos en abundante aceite caliente.
Dejar que escurra sobre papel absorvente y servir. 


¡Están más que buenos!

jueves, 17 de octubre de 2013

Mousse de chocolate


Los chocolateros no nos resistimos a la deliciosa textura y sabor de una mousse. Una propuesta fácil de preparar y muy sencilla de degustar.

A mi me gusta bien fría, pero como ya llegó el fresquito, para los que no, si se saca con un poquito de tiempo de antelación de la nevera se disfruta igualmente. 

Anteriormente hice la versión de la mousse con nubes, aquí la podéis ver, que es más rápida de hacer. Para mi gusto prefiero la versión tradicional.


INGREDIENTES:
  • 100 gr. de chocolate (yo usé puro Valor)
  • 100 gr. de nata para montar
  • 2 huevos, separadas claras de yemas
  • 40 gr. de azúcar


PREPARACIÓN:

Derretimos el chocolate al micro o baño maría. Dejamos atemperar. 
Batimos las yemas con el azúcar hasta que esté cremoso. Mezclamos con el chocolate derretido.
Montamos la nata e incorporamos a la mezcla anterior.
Por último montamos las claras y mezclamos todo suavemente.
Rellenamos las copas y dejamos enfriar en el frigo al menos 3-4 horas.


¡De rechupete que está!

lunes, 14 de octubre de 2013

Lasaña cups

De nuevo Pinterest fue mi inspiración para esta lasaña. Me encantó la forma tan original de presentación y desde que la vi estaba deseando hacerla así.

Mis placas eran un poco pequeñas para el molde y no quedaron bien cerradas, pero el relleno fue bueno y no se salió de su sitio.


Las comimos con la mano, como si realmente fueran muffins o magdalenas. Para muchos será una guarrada comer con las manos, pero a mi me encanta todo lo que se puede comer así... no me presta comer la pizza con cuchillo y tenedor como hace alguna gente, pero bueno, cada uno come como quiere o como le dejan, jeje.


INGREDIENTES: (6 cups)
  • 10 placas de lasaña
  • 200 gr. de carne picada mitad cerdo, mitad ternera
  • 1 cebolla
  • 3 zanahorias
  • medio pimiento verde
  • 4 cucharadas de tomate natural
  • 100 gr. de tomate frito
  • queso rallado
  • orégano
  • sal 
  • pimienta
  • aceite

PREPARACIÓN:

Cocemos las placas de lasaña en agua hirviendo con sal el tiempo que se indique. Las pasamos por agua fría y las ponemos a secar sobre un paño limpio. 

Para la salsa picamos la cebolla, la rehogamos en un poco de aceite. Añadimos las zanahorias picaditas y el pimiento. Dejamos que se haga unos 5 minutos y añadimos la carne. Cuando coja color incorporamos los tomates y dejamos todo unos 10 minutos. Salpimentamos.

Para formar las cups cortamos cuadraditos de papel de horno y los metemos en los huecos del molde, dándole forma. Ponemos cada placa de lasaña de forma circular en cada hueco. (6 placas para 6 huecos). Las cuatro placas restantes las cortamos en trozos, que ponemos de fondo, un poquito del relleno, otro trozo de placa de lasaña y de nuevo relleno. Por último cubrimos con queso rallado y espolvoreamos orégano. Gratinamos en el horno hasta que esté doraditas y nos las comemos!


jueves, 10 de octubre de 2013

Arroz con chorizo

Hoy os dejo un platito de arroz para no complicarse sin dejar de disfrutar. Se hace en un santiamén y está riquísimo con el gustito que le da el chorizo. 

Donde yo vivo hay feria dos veces al mes y siempre compró allí los chorizos, que además de estar buenísimos salen más económicos. En realidad prácticamente todo sale más barato en la ferias. 



INGREDIENTES:

  • una taza de arroz
  • dos tazas y media de caldo de verduras
  • dos zanahorias
  • medio pimiento verde
  • un diente de ajo
  • media cebolla
  • un chorizo
  • aceite
  • sal
  • perejil para decorar

PREPARACIÓN:

Ponemos en la cazuela donde vayamos hacer el arroz un poquito de aceite y vamos añadiendo el ajo, la cebolla, las zanahorias y el pimiento, todo picadito hasta que esté bien pochado. 
Cortamos el chorizo en trocitos, rodajitas o como prefiramos y lo dejamos que suelte color unos minutos con las verduras.
Incorporamos el arroz y damos unas vueltas.
Añadimos dos tazas del caldo caliente y dejamos unos 15 minutos. Comprobamos el punto de sal y vigilamos que no se quede sin líquido. Vamos añadiendo el resto del caldo según haga falta. 
Dejamos reposar unos 5 minutos antes de servir y si queremos podemos espolvorear un poquito de perejil picado por encima. 

lunes, 7 de octubre de 2013

Magdalenas de yogur de limón

Empezamos la semana disfrutando de unas ricas magdalenas para nuestros desayunos y meriendas.

Surgieron para aprovechar un yogur que caducaba. Diréis que siempre me caducan los yogures y tiene una fácil explicación. Yo no como yogures y mi chico muy de cuando en cuando, pero me gusta tener alguno en casa por si en cualquier momento me hace falta y si al final no lo utilizo, ahí es cuando se acerca su muerte y le sacó el partido que se merece. 

En este caso improvisé y el resultado no pudo ser mejor. Nos encantarón y se han convertido en las magdalenas favoritas del chavalín.


INGREDIENTES: (7-8 magdalenas)
  • 1 huevo
  • 1 yogur de limón
  • 100 gr. de azúcar
  • 80 gr. de aceite suave
  • 125 gr. de harina de repostería
  • 1 cucharadita de levadura
  • ralladura de un limón

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 200º. 
Batimos el azúcar con la ralladura y el huevo hasta que esté bien espumoso. 
Añadimos el yogur y el aceite, batimos. 
Incorporamos la harina tamizada con la levadura y mezclamos bien. 
Rellenamos las cápsulas y horneamos unos 18-20 minutos.


No hay excusa para no prepararlas, son sencillísimas y en un periquete tenemos listas nuestras ricas magdalenas. 

jueves, 3 de octubre de 2013

Patatas al pimentón

En Galicia consumimos mucha patata. En cualquier bar o restaurante que vayas, siempre te ponen abundantes, que según mi chico no pasa en todos lados. Yo apenas viajé, pero él por motivos de trabajo a veces tuvo que desplazarse algunas semanas por otras zonas de España y comiendo fuera siempre cuenta que las patatas escaseaban en el plato. ¡Con lo que le gustan siempre pedía más!

Dentro de lo que cabe son un producto económico y se pueden preparar de muchas maneras. En la familia de mi chico las plantan, por lo que en casa nunca faltan.

Os dejo mi versión de unas patatas sencillísimas. Son perfectas para acompañar casi cualquier plato o disfrutar de ellas en solitario.
El chico para no variar las remojó en ketchup, pero con otra salsita seguro que están más ricas aún. A mi no me hace falta nada, las disfruto solas.



INGREDIENTES:
  • patatas cortadas en gajos
  • una cucharadita de pimentón
  • una cucharadita de harina
  • sal 
  • pimienta
  • una cucharadita de orégano
  • media cucharadita de tomillo
  • media cucharadita de romero
  • un puñado de queso rallado

PREPARACIÓN:

Pelamos las patatas (si son nuevas les podemos limpiar bien la piel) y las cortamos en gajos. Las cocemos 10 minutos en agua hierviendo con sal. Escurrimos y dejamos enfriar. 
Mezclamos el resto de ingredientes en un bol y rebañamos las patatas en ellos, bien impregnadas. 
Ahora tenemos dos opciones, gratinarlas en el horno unos 15 minutos a 200º, dándoles vuelta; o freirlas hasta que estén doraditas.
Las de las fotos están horneadas, pero las volví a hacer friéndolas y nos gustaron mucho más.