viernes, 13 de marzo de 2020

Galletas de limón, romero y aceite de oliva

Llega el fin de semana y que mejor plan que ponerse a hornear. Os propongo estas deliciosas galletas de limón, romero y aceite de oliva. Sólo por el aroma que desprenden ya son toda una tentación. En casa no duraron nada, a poco más y no me dejan probarlas!!!



INGREDIENTES:
  • 50 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo pequeño
  • ralladura de limón
  • 120 gr. de azúcar
  • 180 gr. de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • zumo de 1/2 limón
  • pizca de sal
  • 1 ramita de romero fresco

PREPARACIÓN:

Mezclamos el azúcar con el aceite, la ralladura de limón y la ramita de romero bien picada. Añadimos el huevo y batimos. Incorporamos la harina, con la sal y el bicarbonato tamizados. Hacemos una bola, aplanamos con la mano formando un cuadrado y dejamos enfriar un rato en la nevera. 

Precalentamos el horno a 180º. 

Con un cuchillo cortamos la masa en cuadraditos. Le damos forma de bola a cada uno de ellos y los vamos colocando en una bandeja con papel de horno. Los aplanamos ligeramente y horneamos unos 10-12 minutos. 

Dejamos enfriar sobre una rejilla y las disfrutamos. 


Si queréis darle un toque extra de limón, glasearlas como éstas otras que os dejo aquí, también riquísimas. 

Buen fin de semana!!!






viernes, 6 de marzo de 2020

Lentejas guisadas

Hola!!! Hoy vengo con un plato salado, de eses que no gustan a todos. Como dice el refrán: "lentejas, si quieres las tomas y si no las dejas". Pues bien, la que escribe, no empezó a comer lentejas hasta hace poco más de dos años. La cosa es que llevaba 8 años cocinándolas para mi chico, pero ni las probaba, ni siquiera para comprobar el punto de sal. A él le encantaban y comía en ellas toda la semana si hacía falta, jeje, pero por mucho que me insistía, yo empeñada en que no me gustaban. 

Hasta que un día, justo al quedarme embarazada, las vi súper apetitosas y me dije que tenían que estar bien ricas. Las probé y me las comí. Otra cosa que le tengo que agradecer a mi pequeñaja, jejeje. A día de hoy cada vez me gustan más!

Mis lentejas guisadas siempre las preparé al gusto de mi chico, que era quien las comía. No las preparo como la mayoría de la gente, simplemente en agua y después le echo el resto. Van guisaditas desde el principio con el sofrito, con su choricito, su panceta y su morcilla (aunque ésta no la comemos) También les pongo patata por petición masculina. No son precisamente ligeras, para que engañarse, pero son muy completitas y perfectas para aguantar el frío, nieve o lo que se ponga por delante. También nos gustan caldositas, para poder mojar en el pan si apetece, aunque la foto no la pude sacar el mismo día y al día siguiente ya están más espesas, aún así, deliciosas!!!


Con ellas participo por primera vez en #losviernesreto, capitaneado en esta ocasión por @enis_kitchen, que nos propone despedir el invierno con ese plato que nos encanta y solo lo hacemos en esa época. Si te gusta cocinar y no quieres perderte los retos, no dejes de pasarte por la página de @losviernesreto.

Os dejo con mis lentejas, y ya sabes, si no las quieres, las dejas!!!

INGREDIENTES:
  • Un poco menos de una taza de lentejas  nunca las dejo a remojo)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 1 tomate
  • caldo de verduras o agua
  • 1chorizo
  • 1 morcilla
  • 1 trozo de panceta
  • 1 hoja de laurel
  • 1 patata grandota
  • sal
  • aceite
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • chorro vino blanco

PREPARACIÓN:

En una cazuela con un chorro de aceite, ponemos a pochar el diente de ajo bien picadito, con la cebolla y el puerro cortados menudos. Añadimos la zanahoria en rodajas y dejamos un par de minutos. 

Cortamos el chorito en rodajas, la panceta en láminas y la morcilla a la mitad. La incorporamos a la cazuela y damos unas vueltas hasta que suelte un poco de color el chorizo. Incorporamos el tomate rallado, damos unas vueltas. Vertemos el pimentón y el chorro de vino blanco. Dejamos evaporar. 

Añadimos unas 4-5 tazas de caldo o agua, según lo espesas que gusten, las lentejas y el laurel. Tapamos, dejamos hervir, salamos y dejamos cocer tapado a fuego lento sobre una horita.  

Pelamos las patatas y las chascamos menudas. A media coción de las lentejas las incorporamos a la cazuela. 

Servimos calentitas y que no falte el pan!!!