jueves, 23 de octubre de 2014

Lomo relleno de pistachos con chips de batata


El lomo de cerdo es de las carnes que más me gusta y que más hago. Este vez lo rellené de pistachos, sencillo y muy rico. Lo acompañé de chips de batata (la mayoría dice boniato, dónde lo compré ponía batata, otro día boniato... empecé a llamarle batata y así me sale siempre), un acompañamiento que sobra decir lo bueno que está. Vas pica pica y si te pones acabas con ellas antes de cortar la carne.

INGREDIENTES:
  • 500 gr. de lomo de cerdo en un trozo
  • 25 gr. de pistachos
  • romero
  • sal
  • pimienta
  • aceite
  • dos batatas

PREPARACIÓN:

En un mortero picar los pistachos con unas agujitas de romero. Hacer los cortes al lomo como si fuéramos a cortar filetes, pero sin llegar al final y rellenar los huecos con los pistachos. Atarlo con un cordel para que no escape el relleno. Sellarlo a fuego vivo por todos lados en un poco de aceite y salpimentarlo.
Precalentar el horno a 200º, colocar el lomo en una fuente con unas agujitas de romero, bajar la temperatura a 180º y hornear unos 20 minutos, según nos guste la carne. 
Cortar las batatas en rodajas finas, bien con mandolina o con cuchillo y freírlas en aceite bien caliente hasta que se doren. Escurrirlas, salarlas y servirlas con el lomo. Cortamos en diagonal la carne para que se vea el relleno.



lunes, 20 de octubre de 2014

Brown velvet con crema de fresa


Hace unas semanas fue el cumpleaños de una de mis hermanas y me pidió que le hiciera esta tarta. La llevara a casa de mis padres en otra ocasión y con el paladar tan diferente que tenemos es todo un éxito que guste a todos.

Me encanta el bizcocho del red velvet no solo por su sabor, sino también por lo jugoso que es. Se mantiene así incluso días después. 

A Juan le gusta tanto que se lo tengo hecho para el desayuno, sin crema. Y con los recortes de las tartas se pone las botas!

Como os conté cuando hice los Red velvet mini cakes, la receta se la tomé prestada a Cristina. Juan ya la conoce como la del "Red velvet", ¿verdad, lechuguita Cris? jejeje.

Para esta versión prescindo del colorante del bizcocho y añado más cacao. En el relleno le pongo un toque de esencia natural de fresas que resulta delicioso. Me encanta esta crema porque sabe a petit suisse.



INGREDIENTES:

Bizcocho: (3 moldes de 15 cm)
  • 2 huevos
  • 240 gr. de harina
  • 10 gr. de cacao en polvo sin azúcar
  • 300 gr. de azúcar
  • 250 gr. de aceite suave
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharada de vainilla en pasta
  • 1 cucharadita de sal
  • 250 ml. de buttermilk 

Relleno:
  • 100 gr. de queso crema
  • 100 gr. de mantequilla
  • 175 gr. de azúcar glas
  • una cucharadita de esencia natural de fresa

PREPARACIÓN:

Empezamos preparando los bizcochos. Si no tenemos buttermilk lo hacemos con 250 ml. de leche y una cucharada de vinagre o zumo de limón, removemos y dejamos reposar unos 10 minutos.
Tamizamos los ingredientes secos en el mismo bol: harina, azúcar, cacao, bicarbonato y sal. En otro bol los húmedos: huevo, vinagre, aceite, buttermilk y vainilla.
A continuación integramos los ingredientes húmedos sobre los secos poco a poco.
Vertemos en los moldes engrasados y con el horno precalentado a 180º horneamos unos 25 minutos.

Para el relleno batimos el azúcar glas y la mantequilla hasta que esté blanda y cremosa. Añadimos el queso crema y la esencia de vainilla y batimos hasta integrar. Ponemos un toque de colorante rosa para darle un poco de color. 

Sacamos los bizcochos del frigo y los nivelamos con un cuchillo o una lira. (Aquí es cuando triunfa Juan que se come los recorte, jeje) Montamos la tarta en el plato donde la vayamos servir alternando capas de bizcocho y crema. 


Una tarta que no tiene ninguna complicación y con un resultado fabuloso.

jueves, 16 de octubre de 2014

Revuelto de patatas y pollo al curry

Este verano una de mis hermanas nos invitó a una comilona, cosa a la que es difícil resistirse. Churrasquito y pollo a la brasa, pizzas, tortillas y guerras de agua. Menuda combinación, jeje. 
El caso es que sobraron dos muslitos de pollo y unas rodajas de patatas cocidas y se las querían mandar para el perro. Y lo siento por él, pero me las llevé yo.
Las patatas cocidas me las como aunque sean frías, como me gustan! Y los muslitos se merecían un final mejor que en la barriga del animal.


Mientras veníamos de vuelta para casa mi cabeza estaba pensando en darle una nueva oportunidad al curry. Hice un arroz hace un tiempo con él que no nos gustó nada por lo que no lo había vuelto a usar. Pero en esta ocasión nos ganó, dejamos el plato limpio y con ganas de repetirlo. (Voy a tener que decirle a mi hermana que me mande más sobras, jeje)


INGREDIENTES:
  • dos muslos de pollo asados
  • seis rodajas de patatas cocidas
  • tres huevos
  • un chorro de leche
  • media cucharadita de curry
  • chorrito de aceite
  • perejil picado para espolvorear

PREPARACIÓN:

Deshuesamos el pollo y lo cortamos en trocitos. Cortamos las patatas en cuadraditos. Batimos los huevos con un chorro de leche y la media cucharadita de curry.
Calentamos un chorrito de aceite en una sartén y añadimos las patatas, les damos vuelta dejando que tomen un poquito de color. Escurrimos el aceite sobrante. Añadimos el pollo y mezclamos con las patatas. 
Vertemos los huevos y removemos a fuego lento para hacer el revuelto. 
Servimos caliente espolvoreado con perejil picado. 


¡Qué mala suerte tuvo el perro!

lunes, 13 de octubre de 2014

Bundt cake de nata montada y vainilla



Siempre me gustó leer, desde bien niña iba a la biblioteca de mi pueblo a sumergirme en el mundo de los libros. Los cuentos clásicos, las aventuras de los cinco y la joven Puck dieron paso a Stephen King, Nora Roberts, Nicholas Sparks, Camilla Lackberg... El amor y el misterio, los ingredientes favoritos de las páginas de los más de 600 libros que tengo en mi antigua habitación, para "desgracia" de mi madre. Si tuviera donde meterlos no los abandonaría, pero mientras no llega el día que me los cuide mamá, jeje. 

Yo me encargo de cuidar los de cocina que son bastantes menos y les hago un huequito. No son menos porque me gusten menos, sino porque mi afición a ellos empezó bastante más tarde y la vida y la economía cambian y hoy en día no me puedo permitir tantos caprichos como antes, jeje.
Hasta hace unos años apenas cocinaba, vivía sola, tenía poco tiempo para comer y exceptuando el día que libraba no paraba mucho tiempo entre fogones.


En mi biblioteca culinaria destaca sobretodo la repostería, y entre ellos el libro de "El rincón de Bea"Un libro que os recomiendo totalmente si os gusta la repostería. Yo diría que es al que mayor partido le estoy sancando; son muchas las recetas que hice (algunas sin publicar) ,en su mayoría nos encantaron, y otras que tengo pendientes. 
Está repleto de diferentes bizcochos como bundts o foam cakes, tartas como layers o cheesecakes, galletas, cupcakes... y tan bien explicado por Bea que es imposible que salga mal. Los casi 17 E que costó ya los tengo más que amortizados. 

Con mi recomendación aprovecho para felicitar a Carmen por sus 4 añitos de blog, ¡qué sean muchos más! Este año nos propone un concurso que me encanta, animaros a participar.


"Con esta receta participo en el concurso por el 4º cumpleblog de Rezetas de Carmen #PonUnLibroEnTuCocina"

Este bizcocho que os recomiendo hoy tiene una textura suave con un sabor delicioso a nata y vainilla. Tengo ganas de volver a hacerlo cambiando el sabor de la vainilla por otro. 
Es muy sencillo y rápido, perfecto para disfrutar el doble de desayunos y meriendas. El mío es tamaño pequeño porque dividí los ingredientes a la mitad, no nos gusta repetir muchos días, jeje, Si queréis hacerlo del tamaño del de Bea solo tenéis que doblar las cantidades y utilizar un molde de 25 cm.



INGREDIENTES:
  • 145 ml. de nata para montar
  • 100 gr. de azúcar
  • 2 huevos L
  • 100 gr. de harina
  • 25 gr, de harina de maíz
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 175º.
Tamizar la harina, la harina de maíz, la levadura y la sal. Reservar. 
Batir los huevos con el azúcar y la vainilla hasta que blanqueen y doblen volumen. Mientras montar la nata. 
Incorporar la mezcla de harina a los huevos hasta que no queden restos, entonces añadir la nata montada y mezclar hasta integrar. 
Verter la mezcla en un molde de 18 cm y hornear unos 25 minutos, hasta que al pincharlo con una brocheta salga completamente limpio.
Dejar enfriar sobre una rejilla primero 10 minutos dentro del molde y luego darle la vuelta, desmoldar sobre la misma rejilla y dejar hasta que enfríe totalmente.


¿Un  trocito?

jueves, 9 de octubre de 2014

Rollitos de calabacín con serrano y queso


Este año Juan plantó calabacines, o calabazones, porque con lo grandes que eran... A mi no es que me guste demasiado, siempre trato de disfrazarlo un poco para comerlo más a gusto. 

Además de en pisto, dónde más los suelo gastar es con estos rollitos. El toque dulce del calabacín con el salado del relleno los hace deliciosos y muy jugosos. Un picoteo que desaparece en un vuelo.


INGREDIENTES:
  • láminas de calabacín
  • lonchitas de jamón serrano
  • lonchitas de queso
  • huevo 
  • pan rallado
  • perejil
  • aceite
  • mayonesa o salsa al gusto para acompañar

PREPARACIÓN:

Cortamos las láminas de calabacín a lo largo. Lo podemos hacer con una mandolina, con el cuchillo o con el pelador de verduras como fue mi caso. 
Ponemos encima de cada lámina un poquito de jamón serrano y queso, enrollamos y sujetamos con un palillo. 
Los pasamos por huevo batido y pan rallado con perejil.
Freímos en aceite bien caliente hasta que estén doraditos. 
Servimos recién hechos, acompañados de mayonesa u otra salsa al gusto. 


¿Picamos?

lunes, 6 de octubre de 2014

Pastel salado de lomo adobado, cebolla y romero


Este pastel surgió un domingo perezoso que no sabía que preparar. Fue todo un acierto, desde aquella lo repetí ya unas cuantas veces.
Lo disfrutamos en caliente y frío, igualmente delicioso. Tiene una textura muy jugosa y un sabor y aroma que te dejan con ganas de repetir.  Y lo mejor es que no tienen complicación ninguna.

INGREDIENTES:
  • 130 gr. de harina
  • dos huevos 
  • 3/4 de cucharadita de levadura
  • 60 gr. de aceite suave
  • 250 gr. de creme fraiche
  • 1 cebolla 
  • 200 gr. de fiambre de lomo adobado
  • romero fresco
  • sal

PREPARACIÓN:

Picamos la cebolla menudita y la ponemos a pochar en un poco de aceite. Añadimos el lomo adobado en cuadraditos y lo dejamos un par de minutos. Apartamos para un plato con papel de cocina para que chupe el aceite. Dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 180º. En un bol batimos los huevos, le añadimos el aceite y seguimos batiendo. Incorporamos la harina tamizada con la levadura y la creme fraiche. Añadimos la mezcla de cebolla y lomo, ponemos un toque de sal y unas agujitas de romero picadas. Mezclamos bien y vertemos en un molde bajo de 20-22 cm.. Ponemos algo más de romero por la parte superior del pastel. Metemos al horno unos 30-35 minutos. 
Dejamos dentro del molde sobre una rejilla unos cinco minutos y luego desmoldamos.



lunes, 29 de septiembre de 2014

Macarons de chocolate y praliné (Recetario pdf para descargar)


Cuando publiqué el praliné de avellanas os comenté que uno de los usos que le había dado era en macarons. Pues éstes son uno de ellos: riquísima combinación de chocolate y avellanas. Dos ingredientes que casan a la perfección y en macarons resultan un manjar de lujo.

¡No dejan de enamorarme estos bocaditos!



INGREDIENTES:

Conchas:
  • 135 gr. de almendra molida
  • 15 gr. de cacao en polvo
  • 150 gr. de azúcar glas
  • 112 gr. de clara de huevo
  • 100 gr. de azúcar blanco
  • 50 gr. de azúcar moreno
  • 40 gr. de agua
  • 1 cucharadita de praliné
Relleno:
  • 100 ml. de nata para montar
  • 80 gr. de chocolate negro
  • una cucharada de praliné

PREPARACIÓN:

Tamizamos la almendra con el cacao y el azúcar glas. Incorporamos la pasta de praliné y mezclamos con la mitad de las claras (56 gr.)
Por otro lado hacemos un merengue italiano. Ponemos los 150 gr. de azúcar (el blanco y el moreno) con 40 gr. de agua en un cazo, removemos y lo ponemos al fuego con un termómetro. Cuando marque 110º comenzamos a montar el resto de las claras (56 gr.). Al llegar a los 117º lo apartamos del fuego y en hilillo lo vamos vertiendo en las claras, que deberán estar a punto de nieve, mientras seguimos montandolas hasta que esté tibio. 
Agregamos la mitad del merengue a la pasta de almendra y mezclamos bien. Incorporamos el resto hasta tener una masa fluída, pero no demasiado líquida. 
Metemos la mezcla en una manga pastelera y vamos haciendo circulitos sobre papel de horno que habremos colocado en bandejas. 
Los dejamos secar hasta que al tocarles ligeramente con el dedo no dejen marca. 
Precalentamos el horno a 140º y los horneamos unos 13 minutos. Dejamos que enfrien sobre una rejilla,primero en la bandeja y luego los despegamos. 

Para el relleno cortamos el chocolate en trocitos y los ponemos en un bol. Calentamos la nata hasta el primer hervor y la vertemos sobre el chocolate. Dejamos reposar un minutos y removemos hasta que se deshaga el chocolate y no queden grumos. Incorporamos el praliné y dejamos enfriar. 

Rellenamos las conchas de los macarons y los dejamos reposar un día (si nos aguantamos) antes de consumir.


Unos circulitos tan "sencillos" y que monos quedan. ¡ADORO LOS MACARONS!

Y como los adoro, en mi descansito bloguero me propusé hacer un pdf con todos los que había hecho y aquí lo tenéis. Aunque la mayoría de ellos están en el blog, otros pocos todavía no vieron la luz.
Os cuento también algún consejito que espero os sirva de ayuda y os anime a meteros en faena. Os aseguro que merecen la pena.

Pensad en vuestro sabor favorito y convertirlo en macaron... ¡imaginación al poder!
                                 
                                      Descarga el archivo