jueves, 2 de abril de 2020

Rosca trenzada de Pascua


El fin de semana pasado nos pusimos las botas. Esta rosca de Pascua que ves aquí (bueno, ésta no, su hermana versión trenza) fue nuestro desayuno del domingo. No quedó ni una miguita y es que es toda una delicia. La receta es del libro "Postres y otras dulcerías" de Pamela Rodríguez. Ya os lo recomendé en otras ocasiones y no me cansaré de hacerlo. Es una maravilla de libro!!! Hice un montón de recetas y todas son un éxito!!!

Ojeando el libro de Pam de nuevo, me encontré esta rosca trenzada de Pascua. La verdad que en mi casa no hay tradición de Semana Santa, realmente lo único que nos gusta de la Semana Santa son sus festivos, aunque este año como si no los hubiera! Los dulces nos gustan, eso cae de cajón, jejeje, así que no se le puede decir que no sea en la época que sea. 

Sale una buena cantidad de masa, podéis hacer una rosca grande o dividirla en dos. Yo la dividí, una la dejé en forma de trenza, que nos desayunamos calentita (sí, lo de esperar no es lo nuestro, jeje) y ésta en forma de rosca para las fotos. Os animo a que la preparéis, sea en Pascua o cuando más os apetezca!!!


INGREDIENTES:

Fermento:
  • 100 gr. de harina de fuerza
  • 100 gr. de leche
  • 5 gr. de levadura fresca
Masa:
  • 450 gr. de harina de fuerza
  • 5 gr. de levadura fresca
  • 50 gr. de leche
  • 30 gr. de zumo de naranja (lo sustituí por aroma de azahar)
  • 20 gr. de anís
  • 30 gr. de miel
  • 3 huevos medianos
  • 100 gr. azúcar
  • pizca de sal
  • 60 gr. de mantequilla
  • huevo batido para pintar
  • azúcar para decorar

PREPARACIÓN:

Para el fermento mezclamos los ingredientes en un bol y dejamos reposar tapados 1 hora. 

Para la masa ponemos en un cuenco amplio o en el bol de la amasadora la harina y desmenuzamos sobre ella la levadura. Agregamos el resto de ingredientes poco a poco (también el fermento que elaboramos anteriormente), exceptuando la mantequilla. Cuando la masa esté ligada, añadimos la mantequilla en cubos y amasamos hasta que se integre por completo y la masa esté lisa. Hacer una bola y colocarla en un cuenco tapada 1 hora o hasta que doble volumen. 

Volcamos la masa en una superficie enharinada y la amasamos ligeramente para extraer el gas que se forma en la fermentación. Dividimos la masa en dos si queremos hacer dos roscas más pequeñas. 

Estiramos cada masa en dos partes iguales formando dos rulos. Unimos uno de los extremos y trenzamos el resto para formar una trenza de dos cabos. Podemos dejarla tal cual o cerrarla para darle forma de rosca. 

Las ponemos sobre la bandeja del horno forrada con papel, pincelamos con huevo batido y dejamos fermentar hasta que casi duplique volumen. 

Precalentar el horno a 180º.  Pincelamos de nuevo con huevo batido, decoramos con montoncitos de azúcar y horneamos unos 25 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla antes de consumir. 


Hasta el próximo día!!!

viernes, 13 de marzo de 2020

Galletas de limón, romero y aceite de oliva

Llega el fin de semana y que mejor plan que ponerse a hornear. Os propongo estas deliciosas galletas de limón, romero y aceite de oliva. Sólo por el aroma que desprenden ya son toda una tentación. En casa no duraron nada, a poco más y no me dejan probarlas!!!



INGREDIENTES:
  • 50 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo pequeño
  • ralladura de limón
  • 120 gr. de azúcar
  • 180 gr. de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • zumo de 1/2 limón
  • pizca de sal
  • 1 ramita de romero fresco

PREPARACIÓN:

Mezclamos el azúcar con el aceite, la ralladura de limón y la ramita de romero bien picada. Añadimos el huevo y batimos. Incorporamos la harina, con la sal y el bicarbonato tamizados. Hacemos una bola, aplanamos con la mano formando un cuadrado y dejamos enfriar un rato en la nevera. 

Precalentamos el horno a 180º. 

Con un cuchillo cortamos la masa en cuadraditos. Le damos forma de bola a cada uno de ellos y los vamos colocando en una bandeja con papel de horno. Los aplanamos ligeramente y horneamos unos 10-12 minutos. 

Dejamos enfriar sobre una rejilla y las disfrutamos. 


Si queréis darle un toque extra de limón, glasearlas como éstas otras que os dejo aquí, también riquísimas. 

Buen fin de semana!!!






viernes, 6 de marzo de 2020

Lentejas guisadas

Hola!!! Hoy vengo con un plato salado, de eses que no gustan a todos. Como dice el refrán: "lentejas, si quieres las tomas y si no las dejas". Pues bien, la que escribe, no empezó a comer lentejas hasta hace poco más de dos años. La cosa es que llevaba 8 años cocinándolas para mi chico, pero ni las probaba, ni siquiera para comprobar el punto de sal. A él le encantaban y comía en ellas toda la semana si hacía falta, jeje, pero por mucho que me insistía, yo empeñada en que no me gustaban. 

Hasta que un día, justo al quedarme embarazada, las vi súper apetitosas y me dije que tenían que estar bien ricas. Las probé y me las comí. Otra cosa que le tengo que agradecer a mi pequeñaja, jejeje. A día de hoy cada vez me gustan más!

Mis lentejas guisadas siempre las preparé al gusto de mi chico, que era quien las comía. No las preparo como la mayoría de la gente, simplemente en agua y después le echo el resto. Van guisaditas desde el principio con el sofrito, con su choricito, su panceta y su morcilla (aunque ésta no la comemos) También les pongo patata por petición masculina. No son precisamente ligeras, para que engañarse, pero son muy completitas y perfectas para aguantar el frío, nieve o lo que se ponga por delante. También nos gustan caldositas, para poder mojar en el pan si apetece, aunque la foto no la pude sacar el mismo día y al día siguiente ya están más espesas, aún así, deliciosas!!!


Con ellas participo por primera vez en #losviernesreto, capitaneado en esta ocasión por @enis_kitchen, que nos propone despedir el invierno con ese plato que nos encanta y solo lo hacemos en esa época. Si te gusta cocinar y no quieres perderte los retos, no dejes de pasarte por la página de @losviernesreto.

Os dejo con mis lentejas, y ya sabes, si no las quieres, las dejas!!!

INGREDIENTES:
  • Un poco menos de una taza de lentejas  nunca las dejo a remojo)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 1 tomate
  • caldo de verduras o agua
  • 1chorizo
  • 1 morcilla
  • 1 trozo de panceta
  • 1 hoja de laurel
  • 1 patata grandota
  • sal
  • aceite
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • chorro vino blanco

PREPARACIÓN:

En una cazuela con un chorro de aceite, ponemos a pochar el diente de ajo bien picadito, con la cebolla y el puerro cortados menudos. Añadimos la zanahoria en rodajas y dejamos un par de minutos. 

Cortamos el chorito en rodajas, la panceta en láminas y la morcilla a la mitad. La incorporamos a la cazuela y damos unas vueltas hasta que suelte un poco de color el chorizo. Incorporamos el tomate rallado, damos unas vueltas. Vertemos el pimentón y el chorro de vino blanco. Dejamos evaporar. 

Añadimos unas 4-5 tazas de caldo o agua, según lo espesas que gusten, las lentejas y el laurel. Tapamos, dejamos hervir, salamos y dejamos cocer tapado a fuego lento sobre una horita.  

Pelamos las patatas y las chascamos menudas. A media coción de las lentejas las incorporamos a la cazuela. 

Servimos calentitas y que no falte el pan!!!


viernes, 7 de febrero de 2020

Bundt cake de limón y romero


Este bundt cake llevaba unos meses esperando ver la luz. Entre unas cosas y otras no tuve tiempo a editar las fotos y pasa pasa cambiamos de año, jejeje. Esta fue la segunda vez que lo hice, la primera no llegó a las fotos. 

La combinación de romero y limón hacen de este bundt toda una delicia. Si no probaste el romero en dulces ya estás tardando, queda de fábula!!! Es un bizcocho esponjosito como a mi me gusta y aguanta unos días perfectamente, aunque seguro que vuela en cuanto lo pongas a la mesa!!!



INGREDIENTES:

Bizcocho:
  • 3 huevos
  • 225 gr. de azúcar
  • 225 gr. de harina
  • 130 gr. de aceite suave
  • 150 ml. de buttermilk 
  • zumo de 1/2 limón
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • pizca de sal
  • ralladura de 1 limón
  • 1 ramita de romero
Glaseado:
  • 50 gr. de azúcar glas
  • zumo de limón

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos nuestro molde. 

Batimos los huevos con el azúcar, una pizca de sal, la ralladura de limón y el romero bien picadito hasta que doblen volumen. 

Añadimos el buttermilk, el zumo y el aceite mientras seguimos batiendo. 

Tamizamos la harina con la levadura y el bicarbonato. La mezclamos con el batido anterior hasta que esté bien incorporada. 

Vertemos la masa en el molde y horneamos unos 40 minutos. 

Mientras se hornea el bizcocho preparamos el glaseado. Mezclamos el azúcar glas con la cantidad de zumo necesaria para que obtenga la consistencia deseada. A más zumo, más líquido el glaseado. 

Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar 10 minutos en el propio molde. Le damos la vuelta, desmoldamos y vertemos el glaseado por encima. 

Podéis esperar a que se enfríe para echarle el glaseado, aunque yo siempre se lo echo recién desmoldado. 

Lo decoramos con unas rodajitas de limón y un poco de romero. Precioso y rico, rico!!!


Hasta la próxima!!!

jueves, 2 de enero de 2020

Macarons con muselina de chocolate


No te exagero si te digo que llevaba 2 años, 2 eternos años, sin hacer macarons. Pero estas navidades le puse remedio y terminamos el año disfrutando de esta delicia. Los rellené de una deliciosa muselina de chocolate, uno de mis rellenos favoritos.

Los que me leíais habitualmente, sabéis de mi amor por estos pequeñajos. A pesar de estar 2 años separados el amor sigue ahí, no os creáis, jeje. Y es que fue volver a hacerlos y verlos tan bonitos, a pesar de no ser perfectos... y lo ricos que están!!! No os fiéis si los probasteis comprados y no os gustaron, nada que ver. Animaros a hacerlos en casa, no son tan complicados como parece y están riquísimos!!! Un propósito más para el año nuevo, jejeje.


INGREDIENTES:

Macarons:
  • 135 gr. de azúcar glas
  • 100 gr. de almendra molida
  • 70 gr. de claras de huevo
  • 35 gr. de azúcar 
  • colorante marrón 
  • cacao en polvo para espolvorear por encima

Muselina de chocolate:
  • 120 gr. de mantequilla
  • 250 ml. de leche
  • 2 yemas de huevo
  • 75 gr. de azúcar
  • 12 gr. de maicena
  • 50 gr. de chocolate con leche

PREPARACIÓN

Para hacer las conchas de los macarons mezclamos el azúcar glas con la almendra molida y tamizamos un par de veces.

Batimos las claras, cuando empiecen a espumar añadimos el azucar y seguimos batiendo hasta que estén a punto de nieve, con pico duro, que no caigan al darle la vuelta al bol. Cuando casi estén añadimos un poquito de colorante marrón.

Incorporar la mezcla de azúcar glas y almendra a las claras con movimientos envolventes.

Verter la mezcla en una manga con boquilla redonda e ir vertiendo circulitos de masa sobre papel de hornear que habremos colocado en una bandeja de horno. 

Dejar secar el tiempo suficiente hasta que al tocar las conchas ligeramente con el dedo no dejen marca.

Hornear a 140º unos 13 minutos y dejar enfriar sobre una rejilla.

Para la muselina de relleno batimos las yemas con el azúcar y le añadimos la maicena.

Hervimos la leche e incorporamos un tercio a la mezcla anterior. 

Vertemos de nuevo en el cazo con el resto de la leche y llevamos lentamente a ebullición, removiendo constantemente. Apartamos del fuego, dejamos que atempere un poco y añadimos mitad de la mantequilla. Tapamos con film y dejamos enfriar hasta los 20º. 

Luego batimos de nuevo con el resto de la mantequilla hasta que esté la crema suave y homogénea, le añadimos el chocolate derretido y mezclamos hasta integrar. 

Metemos la muselina en una manga pastelera con boquilla rizada y rellenamos nuestros macarons. Por último espolvoreamos cacao en polvo por encima y a disfrutarlos!!!



Ahora toca esperar por sus majestades, que os dejen muchas cositas!